Home » Pruebas de Manejo » Dodge Charger Hellcat Redeye Widebody del 2021, la combinación de comodidad y rendimiento

Dodge Charger Hellcat Redeye Widebody del 2021, la combinación de comodidad y rendimiento

Introducción

Un comprador normal de un sedán quiere un motor de bajo consumo de combustible, un interior cómodo y algunas de las últimas ayudas avanzadas para la seguridad del conductor, todo con algo de potencia para tener a su disposición.

Los que han quedado como entusiastas de los sedanes poderosos, quieren el motor más grande y potente disponible, un kit de carrocería ancha con ruedas ridículamente anchas y una velocidad máxima de más de 200 millas por hora.

Para esos compradores que todavía quedan en el camino, el Dodge Charger del 2021 está a su disposición. 

Estilos y Opciones

El sedán Charger del 2021 está disponible en seis modelos principales: SXT, GT, R / T, Scat Pack, SRT Hellcat y SRT Hellcat Redeye.

El SRT Hellcat y Redeye agregan más rendimiento y lujo con guardabarros acampanados, rines exclusivos de 20 pulgadas, frenos de ultra alto rendimiento, suspensión adaptativa, carrocería agresiva y neumáticos de alto rendimiento

Se pueden tener varios paquetes de opciones (Dodge se refiere a ellos como grupos) en múltiples niveles de equipamiento y pueden incluir tecnología, lujo, estilo y características de desempeño.

Los más importantes a los que debe estar atento incluyen: Grupo Plus, Grupo Daytona Edition, Grupo de tecnología, Paquete Blacktop, Grupo de manejo de desempeño, Grupo de conveniencia para el conductor, Grupo de navegación y viaje.

Motor y trasmisión

El Charger viene con cinco motores disponibles. El SXT y GT tienen un V6 de 3.6 litros con 292 caballos de fuerza y 260 libras pie de torque, o 300 caballos de fuerza y 264 libras pies de torque para el GT de tracción trasera y el SXT y GT de tracción total.

El R / T tiene un V8 de 5.7 litros con 370 caballos de fuerza, 395 libras pies de torque. El paso al Scat Pack presenta un V8 de 6.4 litros, también conocido como 392 con 485 caballos de fuerza, 475 libras pies de torque.

Los SRT Hellcats usan un motor V8 sobrealimentado de 6.2 litros con 717 caballos de fuerza y 650 libras pies de torque.

El más poderoso, el que probé, trae un V8 de 6.2 litros sobrealimentado aún más potente del SRT Hellcat Redeye con 797 caballos de fuerza y 707 libras pies de torque.

Todos los modelos utilizan una transmisión automática de ocho velocidades. La tracción trasera es estándar, aunque los modelos SXT y GT ofrecen tracción en las cuatro ruedas como opción.

Diseño de Interiores 

Hay sedanes más espaciosos, sensibles y fáciles de usar, pero el Charger Widebody orientado al rendimiento, es aún más espacioso.

Los asientos delanteros del Charger brindan mucho apoyo lumbar y reforzado. Lo mantendrán cómodo en un viaje largo por carretera y lo mantendrán en su lugar cuando el camino se vuelve sinuoso. Los asientos traseros también están bien contorneados con un acolchado de apoyo similar.

Hay suficiente espacio para la cabeza, las caderas y los hombros para dos adultos y un niño en la parte de atrás. Es mucho más espacioso que un muscle car de dos puertas.

La mala visibilidad hacia el exterior y la falta de calidad son los principales inconvenientes del Charger. Los amplios pilares del techo del Charger impiden su vista, ya que se puede ver fuera del automóvil mientras avanza relativamente bien, pero es casi imposible mirar realmente a través de una esquina en una carretera con curvas.

La construcción carece del refinamiento y la solidez de rivales de marcas de lujo con precios similares. A poco de usarlo, alguna pieza interior se podía estar despegando.

El Charger es un automóvil grande y ofrece un espacio de maletero y cabina de tamaño adecuado. Sin embargo, este voluminoso maletero está algo obstaculizado por su forma ahusada, pero un respaldo trasero plegable dividido en 60/40 permite un cierto grado de transporte de objetos grandes.

Tecnología

He tenido buena experiencia con versiones anteriores del sistema de info-entretenimiento de Dodge, Uconnect. El sistema responde rápidamente a las entradas y cataloga colecciones de música a buena velocidad.

Un estéreo opcional de 19 bocinas aumenta un poco el precio, pero los controles de voz y la navegación son excelentes. El Charger ofrece Apple CarPlay y Android Auto estándar.

Seguridad

Viene equipado con 9 airbags, control electrónico de estabilidad, mitigación electrónica del balanceo, frenos de disco antibloqueo ABS.

Ofrece una suite completa de la tecnología de seguridad actual, que incluye alerta de colisión frontal, frenado de emergencia automático, advertencia de salida de carril, asistencia de mantenimiento de carril y control de crucero adaptativo.

Una cámara de vista trasera es estándar. El monitoreo de punto ciego y los sistemas de alerta de tráfico cruzado posterior son opcionales.

En carretera

El Charger acelera como el sedán más rápido de esta clase. Los frenos se detienen de forma segura y consistente. Se maneja bien para un sedán grande cuando se trata de rendimiento.

Con el poderoso motor V8, es de suponer que se trata de un automóvil grande y pesado, pero se pone en marcha rápidamente sin resistencia. La transmisión automática de ocho velocidades cambia rápida y suavemente.

El pedal del acelerador demasiado sensible también es un problema para un conductor de sedan normal, ya que con apenas tocarlo se saldrá de la línea. El único remedio es tratarlo súper suave.

En curvas de alta velocidad, el Charger se mantiene plano, aunque no es una buena experiencia, ya que si no te sientes conectado con el auto, el estómago del pasajero lo sufrirá.

No es un auto muy suave, por lo que se sienten casi todos los baches del camino. Por supuesto que con este motor hay bastante ruido de la carretera y de los neumáticos a velocidades de autopista.

El rendimiento de frenado también es excelente. En la ciudad, la respuesta del pedal se siente un poco suave al principio, pero las distancias de frenado cortas inspiran más confianza.  

La dirección se siente pesada, tal vez un poco demasiado pesada para maniobrar a baja velocidad. Sin embargo, en las carreteras el peso imparte una excelente sensación de estabilidad.

El balanceo mínimo del cuerpo y la amortiguación real lo hacen bastante controlable cuando estás dando vueltas, pero no se siente tan ágil como sus competidores.

A sabiendas de su potencia, el auto está amortiguado por una gran cantidad de aislamiento acústico, pero así y todo el Charger no es un crucero silencioso de carretera para un comprador de sedán de lujo.

El automóvil es grande, y para los entusiastas sigue siendo bastante fácil de conducir en su trajín diario.

Conclusión

El Charger no es exactamente un automóvil sensato para conductores sensatos, ya que ningún otro sedán estadounidense tiene la misma combinación de rendimiento y estilo agresivo que el Charger.   

Hoy en día, el Charger es el único sedán estadounidense que combina el clásico rendimiento, con una buena comodidad.

Precio: desde US $33,010 hasta US $ 69,995 plus el Hellcat Redeye Widebody

Consumo: 12 mpg ciudad / 21 mpg en carretera (V8 con 797 HP)

Enrique Kogan
Follow Enrique Kogan:
Enrique Kogan comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces no ha existido carrera de cualquier fórmula o país que no vea por televisión o a la que asista personalmente. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Produjo auto shows y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy escribe noticias de autos a diario, y hace reviews semanales de nuevos automóviles.

Leave a Reply